LA NUEVA ARBORICULTURA

Esta página tiene un formato de conferencia guiada, es larga y puede llevar tiempo.
Hay nomenclatura que al principio puede parecer farragosa, pero redunda en la corrección al expresar aspectos técnicos.

Mi intención didáctica es llegar al mayor número de profesionales que trabajan con árboles: Gestores, Técnicos, Viveristas, Podadores y Jardineros en general, que se ocupan de las diversas fases de cultivo del más imprescindible de los elementos botánicos ornamentales y que enfrentan un intrincado camino de aprendizaje independientemente del grado de responsabilidad laboral que ocupen.

Resulta inevitable establecer comparaciones profesionales entre la poda de árboles ornamentales y el cuerpo de conocimiento que suponen la poda de la vid, el olivo, el rosal, los cítricos, las podas forestales y la producción moderna de fruticultura intensiva.
Es destacable la heterogeneidad de técnicas (correctas o no) que se han instalado en la poda ornamental y abundaremos en ello.

Es necesario concienciar globalmente sobre la necesidad de árboles en TODOS los ambientes humanos, desarrollar una cultura de plantación continua y fomentar el conocimiento de: el árbol como individuo.



Actualmente la plantación de árboles en entornos humanos carece de regulación y esto deviene en una gran proporción del arbolado viario y de parques y jardines en un estado sanitario débil, por diversas razones: plantación inadecuada, traumatismos, podas y cambios en el régimen de lluvia / riego.

Entre los factores de plantación están:
- Especie nativa / foránea: rusticidad.

- Suelo estresante.

- Iluminación. 

- Porte final adecuado al uso del entorno.

Los traumatismos que puede sufrir un ejemplar van desde su germinación o estaquillado (habría que definir si los ejemplares clónicos nacen estresados...), hasta su muerte.
Los clasifico en orden temporal para definir mejor los agentes agresores:
- Aviverado:
ahilado por crecimiento en espesura (objetivo comercial), desproporción entre parte aérea y cepellón, podas reequilibrantes dado el poco cepellón, mantenimiento en stockage comercial por precios fuera de temporada, escayolados, anemias, transporte inadecuado, mecanización de escardas y rozas en los bancales, etc...
-  Plantación:
hoyos mal diseñados, superficie del alcorque insuficiente, suelos degradados, impermeables, instalaciones coincidentes, desgarros radiculares en el transplante, falta de fijación mecánica, daños en la manipulación por medios insuficientes, falta de riego de asiento, etc...
- Desarrollo: colisiones de vehículos, agresiones vandálicas, heladas, sequías, talas...
Está por determinar el efecto corológico y biogeográfico del cambio climático, no creo que pueda considerarse una constante ya que sus resultados son inciertos.

Las labores de poda sufren la mezcla de técnicas tradicionales, silvícolas, frutales u ornamentales, lo que origina un entorno confuso donde es necesario entrar desde el sentido común.
Actualmente se tiene por una tarea recurrente a realizar cada tanto sin atender a criterios fisiológicos ni siquiera económicos, lo que deriva en la ya mencionada falta de salubridad vegetal y pésimo estado estético de gran parte del arbolado intervenido, acarreando costes de realización de obra excesivos no por el coste de poda sino de retirada de restos, astillado, etc...

¿Por qué podar?
Romanescu, "Brassica oleracea"
Si nos atenemos a la biología de las plantas, éstas han desarrollado diversos métodos de respuesta a las agresiones, entre ellos el rebrote y la reproducción asexual de meristemos que nosotros aprovechamos en todas las tareas agrícolas, precisamente realizando agresiones controladas que dan diversos resultados.

Si nos atenemos a su MORFOLOGIA (wiki), las plantas desarrollan un organismo FRACTAL (wiki) mediante la sucesión de REITERACIONES o ramas. 
Estas reiteraciones aparecen SECUENCIALMENTE a medida que se desarrolla el árbol, pero en sus estadios jóvenes esa secuencia va marcada por un carácter de crecimiento y organización de la brotación distinto del que tiene posteriormente y que llamamos "tonías" : sufijo que se añade a los carácteres juvenil, maduro y senescente como Hipotonía juvenil, Isotonía de la madurez y Epitonía de la senescencia o decrepitud hacia la muerte del individuo de forma natural.

Esto nos indica que un árbol empieza  a crecer estructurando madera para tener 30 metros de alto y 7 u 8 mil kg. de copa en vuelo  dentro de 100 años o menos y que si actuamos SIGUIENDO la tonía del ejemplar a tratar EN LUGAR DE amoldar el árbol a una forma morfica PREDEFINIDA POR NOSOTROS en base a un criterio VISUAL, no romperemos el crecimiento natural y SECUENCIAL del ejemplar.

¿Que beneficios hallamos en esto?
Para saberlo hemos de conocer el proceso de formación de la madera, uno de los materiales que más han hecho por la civilización, muy a su pesar...
LA MADERA EN WIKIPEDIA (pulsa aqui)

Cualquier trozo de madera seca tiene normalmente una densidad inferior a 1, es decir, posee más aire que celulosa en su composición por unidad de volumen.
Las células se agrupan siguiendo las 3 direcciones axiales del tronco creando un entretejido de fibras cuya composición son los diminutos compartimentos estancos de celulosa de las paredes celulares.
Además, los huecos intersticiales y luces naturales de cada tejido (vasos y traqueidas) se vacían en el secado y alojan aire allá donde no se hallen compartimentados.
Esto determina un material con una relación resistencia/densidad (peso) superior al acero, que flota y que no pierde propiedades mecánicas con el calor ni el frío, aunque sí con la humedad.


Ahora observemos cómo se organiza el árbol con ese material.
Año tras año, se superpone una capa de haces verticales fijada con radios a la anterior y que mantiene una cohesión anular gracias que es un tejido meristemático ó de crecimiento.
Capa a capa se forma una estructura de "muñecas rusas" unas dentro de otras, en la que si realizamos un corte longitudinal al tronco desde su base, encontramos que cada capa anual forma una figura tronco-cónica.
A esta estructura se anclan perpendicularmente las ramas, formando un "hombro" o resalte de madera de una compleja estructura que veremos en profundidad.

1) Toda rama o reiteración secuencial se inicia en un brote vegetativo sobre determinada capa anular del tronco, supeditada como mínimo a dos tendencias hormonales:
- La presencia de dominancia apical en forma de acrotonía que mantiene cohibida la brotación de la yema.
- El carácter del tronco o la rama donde se aloje. Recordemos que en la copa en desarrollo del árbol, se dan las distintas fases de maduración de abajo hacia arriba ya que las ramas más bajas "deberían" ser las más antiguas.

2) Sin embargo, cuando se eliminan ramas de forma natural o artificial, se induce una reacción de emergencia motivada por una agresión (Ej: iluminación del tronco por clareo de espesura, la agresión es el exceso de luz que pasa hacia la corteza, no los cortes de ramas alejadas del tronco) que induce la activación de puntos meristemáticos durmientes alojados en el felodermo.

Resultado de cualquiera de éstos procesos, comienza a formarse una rama o reiteración.
Una vez que la yema ha recibido la orden de despertar, el mecanismo pasa a dirigir el crecimiento es precisamente la acrotonía, la tendencia a ganar longitud, pero subyugada al movimiento hormonal del carácter que domina el ejemplar así como, obviamente, a la forma de crecimiento o arquitectura de la especie a la que pertenezca.
La yema desarrolla su primer brote y una vez elongado, crea su primer anillo de crecimiento al año siguiente, y el tronco desarrolla su crecimiento anual alojando y fijando la inserción de la yema sobre sí mismo.
Este proceso se desarrolla año tras año, creando la estructura del nudo de la rama en el que madera de tronco envuelve madera de rama.



Por tanto, lo que forma una base  de apoyo firme es la concatenación secuencial de yemas nacientes sobre un tallo lo suficientemente joven como para permitir una larga vida a la rama.
Esto nos remite al adecuado escalonado de los diámetros a la hora de dejar un "tirasavias", estando actualmente aceptado una proporción 1 a 3, pero es seguro hasta ciertos diámetros.

¿Que ocurre cuando hay un traumatismo?
En todo el interior de la herida se produce una reacción de defensa que interrumpe la comunicación de la zona dañada con el resto del sistema.
Al contrario que los animales (que cicatrizan, reponen, iniciando un edema que hipercomunica la herida con los sistemas vasculares para alimentar las células en mitosis continua), los vegetales aíslan la zona constriñendo los vasos radiales, anulares y verticales ya que carecen de tejidos meristemáticos en el xilema que pudieran reparar nada y, por tanto, dan por perdida la zona para salvar el resto del sistema.
Los bordes de la herida en contacto con la corteza alojan cambium que sí es meristemático y se desarrolla sobre su plano de crecimiento, éste sí reparando su herida y reponiendo tejido hasta volver a conseguir continuidad tubular para seguir albergando anillos anuales, quedando en su interior la madera compartimentada por las 4 barreras (3 axiales + el cámbium) que pasa a ser un "nudo muerto".

Esta es la reacción de defensa, pero posteriormente se produce una reacción de emergencia en la brotación (inducción de yemas) alrededor de la herida para alimentar el cierre, sombrear la herida y volver a montar lo más rápidamente posible otra rama, que ya sería una reiteración retardada total, TOTAL por que ya NO está en la secuencia gradual de crecimiento, si no que cumple el modelo maduro de crecimiento dominante, siendo muy acrótona e independizándose arquitecturalmente como lo que denominamos "un chupón".


¿Que ocurre cuando esta herida se produce en una guía vertical y dominante del árbol?
Dependerá del diámetro de la rotura.
Si la guía truncada es más gruesa de 15 cm., es casi seguro que las ramas que se formen alrededor del corte,  van a alojar madera muerta en su base, van a tener un desarrollo sin el abrazo de cambium del tronco y van a requerir todas las reservas del árbol para tratar de restituir la altura perdida, favorecida por ser una zona bien iluminada.
Con ello, desarrollarán rápidamente, grandes brazos de palanca, muy venteados y mal afirmados, con lo que la posibilidad de rotura es elevada, estando ubicados además en las partes altas del árbol, las roturas de ramas grandes se vuelven un tema de seguridad urbana.


Un árbol salvaje, venteado, y olvidado por las hachas y sierras crece perfecto hasta que ocurre un incidente con una vaca, un rayo, e incluso un corrimiento de tierras (todos ellos sucesos que pueden poner en riesgo la integridad de importantes yemas en un árbol en formación). Algo pasará inevitablemente que supondrá una agresión, una sequía o una helada, y entonces el arbolito reaccionará cambiando de "estadio", amoldándose al nuevo limitante sucedido, sea una  alteración de la secuencia de copa, sea la desaparición de parte del sistema radicular.


Dependiendo de la intensidad de la agresión, el salto hacia estadios superiores puede ser extremo, llegando con ello al enanizado de la planta (tenemos en la técnica Bonsäi un claro ejemplo de maestría viverista de cómo llevar ese estadio a niveles de perfección y duración).


A estas alturas te estarás preguntando...
Entonces..., ¿por donde corto??
Bien, depende de quién seas..., y depende del árbol.


La pregunta clave es:
¿POR QUE TENGO QUE PODAR ESTE ARBOL?
No siempre se tiene una respuesta convincente.
Veamos...


A) "El árbol rompe, ha roto o va a romper algo":
Está claro, lo primero la seguridad de las personas (incluido podadores y público opinante), luego la seguridad de las cosas públicas y privadas y luego el árbol, como buenamente lo podamos dejar..., si no va para tala...


B) "Por que cada 5 años tenemos que hacer una poda urbana de varios millones de euros por diversos conflictos entre el arbolado, las fachadas, tráfico y maltrato generalizado a copas y raíces": Aquí está el problema real.


C) "Por que le toca":
Podador fruticultor...

  
D) "Para darle una forma bonita".
Asegúrate de diseñar una forma más bonita que la del porte natural de la planta, te será difícil.
Observa la maleza... ( Fukuoka dixit )
Trata de no "antropizar" una planta hacia un uso determinado, y descubre su forma natural, a ver qué te dice...


Vamos a comenzar el proceso de diagnóstico y análisis de árbol.

PRIMER PASO
Observación (Anámnesis):
Tomaos tiempo de sobra para observar el ejemplar tranquilamente, tomad nota mental o escrita de la altura, bifurcaciones importantes y escalonamiento de ramas que delaten anteriores podas o traumatismos.
El estado de las raíces es tan importante como el de la copa, el árbol es un ser simétrico en su desarrollo aéreo y subterráneo, el suelo alrededor de él debería ser tan respetado como su corteza, ya que de hecho, respira y se nutre por esa zona tanto o más que por las hojas.

Hay que conocer la estación ecológica en la que se desarrolla el ejemplar, saber si esa especie está en contacto con factores limitantes de clima, suelo o régimen de lluvias del lugar donde crece, así conoceremos el nivel de estrés al que está expuesto nuestro árbol.
Obviamente, las especies nativas y autóctonas se desarrollan con menores incidencias en este sentido.

La última parte a cumplimentar está en la competencia por la luz ó el espacio con otros árboles.
Es inherente al comportamiento de masa forestal el dimorfismo entre los ejemplares del centro y del borde de la masa, los del borde, venteados y muy iluminados, se desarrollan tupidos desde abajo, con poco fuste limpio y de altura menor que los del centro de la masa, que crecen ahilados por la competencia, desvestidos por poda natural y con largos y lisos fustes de gran altura, tan buscados por nuestros silvicultores.
Romper esta dinámica de estructura con un aclareo de la masa no es sencillo si no se han hecho las preceptivas claras de pie en chirpiales y las claras de latizales en tangencia de copas, antes de ordenar los fustales, ya que los ejemplares aislados repentinamente no tendrían un sistema radicular lo suficientemente preparado para las nuevas oscilaciones del tronco que se producirán al no haber apoyo en las copas colindantes.
En parques forestales es usual tener que realizar limpiezas y ordenamientos de masa por motivos urbanísticos, de seguridad o por prevención contra incendios.

SEGUNDO PASO
Ficha del Arbol:
  1. Especie.
  2. Arquitectura.
  3. Estadio.
  4. Vitalidad.
  5. Defectos.
  6. Historial.
Obviamente, la especie a la que pertenece el árbol será la que nos dé las claves de su arquitectura, ecología y vitalidad, no obstante, no usaremos tablas para ello, ya que en el apartado anterior de observación tendremos indicios de sobra para su deducción.

¿Que es la arquitectura de un árbol?
Es el resultado de su crecimiento secuencial, la estructura resultante del desarrollo del organismo vegetal.
Lo primero es categorizar los ejes que desarrolla el árbol:
  • EJES 1: Tronco/s pricipal/es.
  • EJES 2: Se insertan sobre ejes 1.
  • EJES 3: Se insertan sobre ejes 2.
  • etc...
El sentido de crecimiento con respecto a la acción de la gravedad se define con:
  • ORTOTROPO: Se desarrolla longitudinalmente, pero opuesto a la gravedad, esto es, verticalmente y hacia arriba. Las raíces presentan crecimiento GEOTROPO (vertical hacia abajo).
  • PLAGIOTROPO: Se desarrolla perpendicularmente a la acción de la gravedad, esto es, horizontalmente.
La arquitectura se estudia a nivel de desarrollo anual, esto es, su unidad descriptiva es "el brote" ó simpodio expresado como unidad vegetativa.
hay dos formas principales de simpodio expresados como crecimiento:
  • Crecimiento MONOPODIAL.
  • Crecimiento SIMPODIAL que se divide en dos categorías:a) Monoclasial y b) Policlasial.                                           
La diferencia entre las dos formas de crecimiento clasifica las estrategias de desarrollo de las distintas especies, pudiéndose dar la combinación de dos modelos en la misma planta, por ejemplo:
Ejes 1 ortotropo monopodial y ejes 2 ortotropos simpodiales policlasiales, floración sobre ejes 3 y 4 simpodiales monoclasiales plagiotropos en yema terminal.

CRECIMIENTO MONOPODIAL
Como su composición latina describe, esta forma de crecimiento se desarrolla sobre la misma yema terminal en el siguiente período vegetativo, esto es, sobre la misma que desarrolló el crecimiento anterior.
CRECIMIENTO SIMPODIAL
Esta forma de crecimiento supone que la yema que dio origen al crecimiento anterior muere y para el siguiente desarrollo toma su lugar la yema lateral más cercana o disponible.
Como he apuntado arriba, esta categoría presenta dos variantes:
  1. SIMPODIAL MONOCLASIAL: solo UNA yema toma la alternativa de la anterior.
  2. SIMPODIAL POLICLASIAL: VARIAS yemas entran en desarrollo.
Como puede deducirse, los brotes monopodiales son extremadamente sensibles a la eliminación de la yema terminal, lo que puede comprobarse en las coníferas, que se desorganizan si sucede esto.
Cada especie tiene un modelo de crecimiento (puro o combinado) que da como resultado una arquitectura determinada, los modelos arquitecturales de Halle - Oldeman los describen agrupados en 22 tipos:

Las edades del árbol
Pierre Rimbault describe la biología del árbol dividida en 10 estadios que abarcan las cuatro edades que cumplimos los seres vivos: infancia, juventud, madurez y senescencia o vejez.
Como ya dije más arriba, cada edad tiene un carácter de brotación distinto que denominamos tonías y que se reparten de la siguiente manera:
  • Juventud: Hipotonía.Estadios 1 a 6. Los estadios 1, 2 se consideran infantiles.
  • Madurez: Isotonía. Estadios 7 y 8.
  • Senescencia: Epitonía. Estadios 9 y 10.
Aquí vemos cómo desde el estadio 3, la brotación comienza en ejes 3 sobre ejes 2 y comienza la ganancia de espacio alrededor para ampliar el diámetro de copa en base al crecimiento por brotes hipótonos.


Aquí se ve el desarrollo desde estadio 6/7 al 8 donde la ausencia de dominancia apical central marca un crecimiento isótono en el que las ramas compiten por la luz sin que unas u otras se vean favorecidas.


Estos son los estadios 9 y 10. La brotación se concentra cerca del centro de gravedad del árbol y se desarrolla de forma epítona.
Vamos a definir cómo se produce la brotación en las distintas tonías:
  • HIPOTONIA: La brotación se induce en las yemas peor iluminadas, esto es, las situadas en la parte inferior de la rama y que están orientadas hacia la periferia de la copa. Sólo comienzan a desarrollarse estos brotes cuando la yema terminal de esa rama reduce su influencia acrótona.
  • ISOTONIA: Las yemas son inducidas a brotar según su exposición a la luz y su ubicación sobre el tallo, desaparece la acrotonía de la copa y de las ramas que han estado hasta entonces bajo inducción hipótona.
  • EPITONIA: Brotan las yemas más iluminadas situadas en la parte superior de los tallos, y esos brotes tienden a curvarse hacia la periferia de la copa para alojar más brotación epítona.
Hay dos tendencias más a estudiar:
  • ACROTONIA: Denominada "dominancia apical", es el efecto que produce esta yema sobre las demás axilares de la rama o tallo, retardando su brotación hasta que la dominante se ha separado de ellas por el desarrollo vegetativo, en una medida que depende de la especie, la vitalidad del árbol y el vigor vegetativo del tallo en cuestión.
  • AMFITONIA: Es la tendencia en árboles maduros a que las ramas más bajas y peor iluminadas de la copa desarrollen sus brotes de forma perpendicular a la gravedad ( plagiotropismo ), por ello las copas de árboles maduros son planas por su cara inferior.
¿COMO DEDUCIMOS EL ESTADIO?
Las ramas más bajas de la copa deberían ser las más antiguas del árbol si no ha habido traumatismos o intervenciones antrópicas, por tanto hemos de dividir la copa en sectores altitudinales homogéneos que presenten la misma tonía, esto es, las ramas más bajas de un árbol que comienza a madurar por su zona apical pueden comenzar a presentar amfitonía sin que el conjunto del individuo esté más allá de un estadio 6, e igualmente se puede observar epitonía en la falda de copa de un árbol maduro en pleno estadio 7.
  • ESTADIOS 1 Y 2: En los estadios infantiles no hay mas que ejes 1 y 2. La orden principal de crecimiento es ganar altura para sobresalir de estrato herbáceo y alcanzar un punto bien iluminado.
  • ESTADIOS 3 A 6: Comienza la brotación de ejes 3 sobre ejes 2. La orden principal es alargar el eje 1 de forma muy acrótona y abrir la copa para ganar espacio mediante ejes 3 y 4 con brotación hipótona.
  • ESTADIOS 7 Y 8: Desde el estadio 6, la zona apical de la copa pierde acrotonía y cada vez más ramas de esa zona se sitúan a la misma altura, achatando la misma a la vista. Progresivamente y hacia abajo, las ramas pierden acrotonía, entrando en una competencia isótona por la luz y los nutrientes. La copa se abre haciéndose globosa y las inferiores se desarrollan paralelas al suelo. En el estadio 8 comienza una epitonía acusada en la falda de la copa que antes era amfítona. Se produce la poda natural de ramas bajas en algunas especies. Un árbol puede estar 100 años o más en este estadio.
  • ESTADIOS 9 Y 10: Comienza la pérdida de vitalidad, disminuye el vigor de brotación y la madera pierde propiedades mecánicas, posiblemente el árbol presenta traumatismos por viento o rayos y algún ataque fúngico, comienzan las pudriciones graves, las roturas de grandes ramas horizontales y los vaciados de tronco. El árbol sustituye brotes por epitonía cada vez más cerca del eje 1, tratando de bajar el centro de gravedad y se produce la emisión de renuevos a lo largo del tronco y por rebrote de raíz y cepa en las especies que lo permiten. El pino de California llamado "Matusalén" con más de 4.800 años de edad certificados ( el ser vivo más antiguo del planeta ) lleva más de 100 años en estadio 10 con sólo una pequeña tira de corteza viva que alimenta un exiguo ramillete de acículas.
VITALIDAD DEL EJEMPLAR Y VIGOR VEGETATIVO
Independientemente del estadio en el que se encuentre, el árbol presenta un ritmo metabólico que lo mantiene dentro de unos márgenes vegetativos indispensables para la supervivencia.
En climas templados, podemos destacar tres momentos de importante actividad vegetativa a lo largo del año:
  1. Brotación Primaveral.
  2. Floración / Fructificación.
  3. Brotación Otoñal.
Es en éstos 3 momentos donde podremos analizar los siguientes parámetros:
  • VITALIDAD: Designa CUALITATIVAMENTE la capacidad de producción estacional del árbol, bien sea de tallos, hojas , flores o frutos, así como la intensidad del verde del follaje.
  • VIGOR VEGETATIVO: Describe CUANTITATIVAMENTE la producción estacional, sobre todo en el número y la longitud de los nuevos tallos, tamaño de flores y frutos, cantidad de hojas, etc...
  • Homogeneidad de la brotación: ésta ha de repartirse por toda la copa en igual intensidad, puntos sin brotación o con chupones deben anotarse como puntos de estrés.
  • Situación de la brotación: Ha de observarse si todas las zonas del árbol siguen el ritmo de su zona de copa, dependiendo del estadio en que se encuentre el ejemplar. Esto es importante a la hora de detectar trasplantes que no están resultando, y el comienzo de la senescencia en árboles maduros donde la emisión de tallos en zonas de tronco nos indica la incapacidad de seguir ganando altura para montar follaje.
DEFECTOS
Entenderemos por tales a los efectos en el árbol producidos por:
  • Podas y otras intervenciones antrópicas: grandes cortes, colisiones, compactado o impermeabilizado del suelo, crecimiento envolvente sobre obstáculos artificiales.
  • Depredadores plaga: perforadores de tallos y yemas, defoliadores.
  • Clima: roturas por viento, desarraigo o descalzado, heladas y muerte súbita por calor.
Los efectos que producen estas agresiones se agrupan en:
  • Madera compartimentada.
  • Madera muerta descompuesta.
  • Muerte de parte de la copa ( la raíz no es accesible, pero hay que recordar la simetría copa - raíz ).
  • Pudriciones: húmedas o secas, oquedades, carpóforos de hongos xilófagos.
  • Extravasaciones de savia y gomosis: afecciones microbianas a la madera viva.
  • Clorosis y secas: y otros indicadores de malnutrición o falta de agua.
  • Brotación de emergencia alrededor de las lesiones.
  • Brotación de reiteraciones retardadas totales como respuesta a la pérdida de capacidad estructural.
Adjunto al Plan de Poda se elaborará un Informe Fitopatológico que designe actuaciones específicas en este sentido.
Es imprescindible abordar aquí una llamada a la concienciación del sector ante la excesiva quimificación de los tratamientos y la superposición de los mismos ( insecticidas en primavera, herbicidas en verano, fungicidas que anulan la capacidad micorrizante del suelo ) que pueden estar en el origen de la extensión de plagas conjuntamente con la excesiva introducción de especies foráneas y las técnicas de clonación en producción de planta.

Una agricultura más natural es posible y ello redundará en jardines más sanos y baratos de mantener. Los condicionantes económicos que favorecen la producción por clones y la oferta de nuevas especies han de estudiarse para ofrecer salidas rentables al sector viverista.

Conociendo los enormes beneficios sanitarios que produce la corología natural de los ecosistemas zonales, esto es, la presencia de multitud de adventicias que disipan el efecto plaga al carecer de continuidades monoespecíficas y que albergan depredadores que mantienen la población en equilibrio, es recomendable la sustitución progresiva de las praderas irrigadas por otras más estacionales.

HISTORIAL DEL EJEMPLAR
En el caso del arbolado de propiedad particular puede ser posible conocer gran parte de la vida del árbol, resultando ésto mucho más difícil en el caso de la propiedad pública, existiendo en todo caso la posibilidad de estudiar la documentación a la que ofrezca acceso la administración pertinente.

En el caso de las afecciones a la raíz, esto es especialmente importante en el caso de que se haya impermeabilizado el suelo o se hayan producido cambios de nivel en el suelo alrededor, el acercamiento temerario de acometidas de todo tipo o la realización de obras subterráneas debajo del árbol ( suburbano, aparcamientos ) que pueden ocasionar el descalce del mismo.

CALCULO DE EDAD
¿ Es imprescindible conocer la edad del árbol ?
Hasta ahora, todos los medios que conocemos para determinarla suponen una agresión, llegando a los extremos de que hasta el siglo pasado había que cortar el árbol para conocer ese dato.

La Barrena de Prëssler supone una agresión de 10 a 20 cm. en dirección radial, que en nada beneficia al árbol y que sólo debería utilizarse en cultivos para producción certificada.
La tomografía de troncos también requiere agresiones, que en éste caso se limitan al felodermo, pero aún así suponen una técnica poco respetuosa.

Puede que ese dato pierda importancia si sabemos determinar el estadio del ejemplar y con ello elaborar proyecciones mucho más acertadas.

No obstante, la tomografía dendrológica puede evolucionar ofreciéndonos instrumentos nuevos y respetuosos.
Existen tablas en determinados servicios de jardinería y / o agricultura que elaboran medias de crecimiento anual por especies con los que se pueden extrapolar edades, pero el resultado no es exacto.


TERCER PASO
Diagnóstico y Tratamiento:
El Plan de Poda.

Una vez cumplimentados los trámites de Observación, la Ficha del Arbol y el Informe Fitopatológico, podemos elaborar un DIAGNOSTICO en el que se valorará la necesidad o pertinencia de realizar actuaciones, esto es, nos da:


MOTIVOS DE PODA.

Una vez evaluada y definida la necesidad de actuar, se define un TRATAMIENTO con las acciones a realizar, denominado:


PLAN DE PODA.

Conviene llamar aquí la atención sobre la poca importancia que se concede al estado de las raíces, obviándose actuaciones de mantenimiento y mejora, mientras se suceden tratamientos a la copa año tras año.
Centrar las acciones sanitarias o de mantenimiento y mejora sólo en la parte aérea ignora la simetría biológica del árbol y acentúa la senescencia de los inventarios.

Tener que realizar grandes y costosas campañas de poda es sólo una demostración de que no se está llegando a los resultados deseados y que es necesario un cambio de paradigma en el cultivo urbano de árboles.
En nada benefician al árbol estas campañas espaciadas y agresivas (cuesta lo mismo subir para cortar poco que mucho) y los gestores aprovechan la inversión solicitando "una buena limpieza" como si los árboles fueran farolas, para que los resultados del gasto sean visibles para el ciudadano.

Sin embargo, tampoco en nada benefician empresarialmente al sector ya que impiden tener en nómina más podadores que los mínimos para el mantenimiento continuo y tener que contratar temporalmente para grandes campañas es complejo dadas las características del puesto, obviando que los podadores raramente consiguen continuidad laboral.

Un cambio en la producción de planta de sombra, la correcta elección de especies y una normativa de ubicación de plantas en el espacio público serían de gran ayuda para reducir el maltrato vegetativo y de mantenimiento que infringimos a la mayoría de nuestros árboles urbanos, así como el gasto corriente que suponen para las administraciones locales.

Todo esto es por que el Plan de Poda debería llamarse Plan de Actuaciones de Cultivo, concepto que no predispone hacia el control agresivo de la vegetación mediante cortes.
Dicho esto, vamos a definir:

MOTIVOS DE PODA
La nueva arboricultura se aparta de la MOTIVACION ESTETICA que propone formas diseñadas por el ser humano.
Si recordamos, más arriba definíamos la pregunta fundamental: ¿por qué tengo que podar éste árbol?.
La respuesta nunca más puede ser "por que me lo han pedido", "por que le toca", o "para darle una forma bonita".
Está demostrado que TODAS las intervenciones que se realizan son dañinas para el árbol, ya que éste está diseñado para ser naturalmente perfecto sin intervención humana, por lo que el argumento de "...es que si no se poda se muere..." es falso.
¿De donde procede esa afirmación?:
Una vez más de la fruticultura (saber ancestral y única arboricultura del individuo hasta ahora) en la que los injertos mantenidos en los patrones se revertían dejando de ser productivos si no se realizaban controles anuales de la vegetación del propio portainjertos o árbol patrón.

Pero esto no sucede fuera del estricto campo de la fruticultura intensiva de producción por clones, en el que debemos recordar que su esperanza de vida productiva no supera los 30 años en los cultivos con más suerte, si exceptuamos el olivo y la vid.

¿Entonces?
La nueva arboricultura practica el ACOMPAÑAMIENTO del árbol a medida que avanza su desarrollo a través de los estadios, adaptando el tipo de poda para no interferir en el desarrollo de las tonías características de cada edad.

Por tanto, encontraremos un motivo de poda por cada edad, dejando claro que las actuaciones por seguridad pueden surgir en cualquier estadio:
  1. Poda por motivo de FORMACION.
  2. Poda por motivo de MANTENIMIENTO.
  3. Poda por motivo de SEGURIDAD.
La formación de un árbol:
Hemos observado con Raimbault la formación de árboles jóvenes por sucesión hipótona bajo una fuerte acrotonía.
Si elegimos bien el lugar y la especie, para conseguir un arbolito sólo tendremos que ESPERAR, pero ésta acción no se lleva bien con la vida moderna ni con la economía, por lo que se tiende a acelerar el proceso de crecimiento del árbol.
Veamos por qué:
  • La falta de regulación normativa por parte de las administraciones provoca una falta de planificación en las plantaciones, con lo que los árboles son instalados al final de las obras cuando ya van a ser entregadas al uso y se espera de ellos que den sombra, cuando obviamente todavía no pueden hacerlo. El usuario no está informado y pide sombra a toda costa. Luego pedirá que eliminen ramas de su terraza.
  • El sector de producción de planta de sombra se autorregula mediante la clasificación de precios por tamaño (dentro de la misma variedad específica), resultando más rentable la planta de gran tamaño hasta cierto límite. Ultimamente se ha intentado incrementar el volumen de negocio con la introducción de especies más caras dentro de los márgenes de tamaño/precio, incrementándose con ello la diversidad de especies de los inventarios municipales. Estas especies se caracterizan por su sensibilidad al clima y requerir un mantenimiento más especializado (especies péndula ó fastigiata, injertadas...).
  • La normativa urbanística carece de un reglamento de Ubicación de Plantaciones, ésto en el caso de las alineaciones en vías urbanas reviste especial importancia. El diseño urbano se resiste a dar al árbol viario el espacio que necesita, tanto en vuelo como en suelo. Aún en modernos desarrollos urbanísticos se ve cómo los árboles son adosados a plazas de aparcamiento y alineados a pocos metros de las fachadas cuando en veinte años comenzarán a generar conflictos con vehículos y ventanas. La introducción de pavimentos permeables tanto para peatones como para vehículos hará más por la salubridad de nuestro arbolado que cualquier otra inversión. La disposición "al tresbolillo" de las alineaciones en calles orientadas Norte-Sur evitaría que las ramas crezcan rápidamente hacia las fachadas. Recuperar los árboles EN EL CENTRO DE LAS CALLES separando los sentidos de circulación de vehículos reduciría los costes de poda prácticamente a cero y permitiría mantener árboles de grandes copas en la ciudad.
Estamos viendo la enorme importancia que la planificación de plantación tiene en el futuro de la planta y los gastos ( o conflictos ) que generará.
Sin embargo, el comienzo de la vida del árbol se da en vivero y son los viveristas los que nos proveen de material, así que vamos a estudiar cómo se desarrolla su cultivo hasta la instalación definitiva.

AVIVERADO.
La producción de planta de sombra a nivel comercial confía fundamentalmente en las técnicas de multiplicación vegetativa por motivos puramente económicos, salvo excepciones como especies renuentes a la producción de semilla en las que no hay más opciones.
Esto nos ha de hacer pensar en la disminución de la variabilidad genética del inventario y sus consecuencias a posteriori sobre el estado fitosanitario del mismo.

Aún así, hay una cuestión obviada hasta ahora: el material vegetativo ( las "estacas") reaccionan ante su separación de la planta emitiendo raíces y brotes en el medio de cultivo, pero... ¿En qué estadio?: obviamente se comportan como reiteraciones Retardadas Totales adoptando el modelo de crecimiento acrótono y dominante, pero YA NO  bajo una secuencia hipótona, sino isótona.
¿Que quiere decir ésto?
  1. Que las ramas (ejes 2, 3, ...) que se formen NO serán verdaderas ramas, si no horquillas del modelo isótono que NO podrán compartimentar como las secuenciales, siendo muy sensibles  a los cortes y que NO CARGARAN ADECUADAMENTE EL PESO DE LA COPA cuando el árbol crezca.
  2. El árbol no funcionará como joven y las podas de refaldado no le motivarán a desarrollar altura sino respuesta a la agresión con nuevos brotes en el mismo punto, gastando energía y anulando el efecto de la poda.
  3. El árbol entrará en senescencia en cuanto continúen las agresiones de mantenimiento una vez instalado, reduciendo la vida útil del mismo.
En definitiva, plantamos un árbol pequeño pero biológicamente maduro.
Pero no se queda aquí, las técnicas de aviverado comercial ponen en espesura elevadísima a los plantones para que se motive el crecimiento en altura, teniendo que reducir para ello el diámetro de contenedor y por tanto el cepellón de raíces que cada árbol posee, resultando en todos los casos en descompensaciones excesivas entre la parte aérea y la subterránea.

Toda vez que con éstos procesos se estimula el comportamiento de masa en espesura, los arbolitos se "ahilan", esto es, la competencia por la luz impide la formación de ejes 2 y la acrotonía se mantiene elevada. Una vez alcanzados los 3 - 3,5 metros de altura de planta, entonces ( y en mi modesta opinión, sin criterio ninguno más que la costumbre ) se pinzan éstas a 2 - 2,5 metros para cambiar repentinamente de escenario de cultivo con menos espesura y trasvase de contenedor a otro más ancho.
Hay que recordar aquí que la mayoría de las ordenanzas municipales establecen en esos 2,5 - 3 metros la altura de la primera rama en el arbolado viario.

¿Que contradicciones encontramos en ésta técnica?
Veamos:
  • Si estudiamos el comportamiento de masa forestal, observamos que la selección en espesura produce el "ahilado" natural, pero que éste deriva en la selección de determinados "dominantes", dejando atrás un amplio porcentaje de "dominados" que resultan no viables. Toda vez que los dominantes abren la copa, la acrotonía no cesa hasta el cambio de edad. Truncar la guía principal sólo produce desorganización y salto de estadio por agresión.
  • Al no haber tenido oportunidad de montar ramificaciones axilares por la competencia, el felodermo del tallo se halla repleto de yemas durmientes esperando el momento de dominancia para brotar. Cuando se cambia de medio de cultivo a otro de menos espesura, éstas brotan al quedar iluminadas, ayudadas por la supresión de la dominancia apical del despunte mencionado, justo cuando el viverista desea un tronco limpio y la brotación en la parte recién podada (que se da en forma de emergencia) lo que obliga a descaste de selección de ramas en la parte superior y al continuo refaldado por aclareo del tallo.
  • El mantenimiento en contenedores infradimensionados reduce el crecimiento y el volumen de los tejidos de reserva de la planta, así como la superficie ocupada por raíces a nivel superficial, tan importante para que la planta desarrolle resistencia al estrés de cualquier tipo. Es costumbre observar espiralizaciones de raíz en la planta aviverada.
Como resultado de todo esto, nos encontramos que podemos adelantar 6 o 7 años la consecución de un arbolito con la morfología de un árbol maduro, pero que se comporta como un "dominado" de masa, que sigue emitiendo brotación en una secuencia desordenada y que ya ha sufrido varias agresiones (sobre todo el despunte) que originan la muerte prematura del centro del árbol, exponiéndolo a las infecciones ( estas aparecerán más tarde con las podas reiteradas ).
A ésto se añade el brutal cambio de cultivo que supone la plantación en el emplazamiento definitivo, con unas condiciones mucho más estresantes que las de vivero.
    Es de resaltar cómo desaparecen todas estas técnicas en la producción de planta de especies singulares y valor elevado, donde se rentabiliza el tiempo extra de mantenimiento.
    También están ausentes en la producción forestal, donde la plantación se realiza a una o dos "savias", conocedores de que ésto garantiza el adecuado desarrollo de los árboles, minimizando las "marras" ( plantas fallidas ).

     Acostumbrar al ciudadano a observar el desarrollo del árbol desde su infancia redundará en la salubridad de nuestro inventario y en la reducción de gastos de instalación y mantenimiento.
     Por tanto, proponemos como modelo de Poda de Formación:

    1. Aclareos por descaste o selección de interiores codominantes para restablecer una guía vertical, ejecutando el corte sobre un reenvío (tirasavias) claramente hipótono al eliminado, tratando de minimizar el diámetro de todos los cortes.
    2. Retrasar los refaldados o aclareo total de las ramas bajas del tronco hasta la aparición de signos de reducción del vigor vegetativo en las mismas (seca de puntas).
    3. NUNCA SE DEBE:
    • Pinzar o despuntar las guías o yemas terminales de cualquier rama, sobre todo la vertical. Todos los cortes dejarán un tirasavias HIPOTONO.
    • Refaldar antes de tiempo.
    • Podar raíces.
    • Coincidir trasplante y poda.

    Todas estas técnicas son más rentables de realizar con el árbol creciendo en su emplazamiento definitivo ya que el mismo desarrolla la morfología más adecuada para su desarrollo.

    ¿Cuándo madura un árbol?


    Ya he mencionado que la maduración del árbol se produce mediante el paso progresivo de las ramas más bajas a un modelo ISOTONO, produciéndose la entrada en la madurez en el estadio 7, cuando la parte superior de la copa se vuelve más plana por co-dominancia.


    Dado que siempre encontraremos como mínimo dos estadios en la copa (árboles jóvenes con la falda de copa ya amfítona y árboles maduros con epitonía en sus ramas más bajas), tendremos siempre presente la necesidad de utilizar las técnicas adecuadas según el desarrollo observado.


    Hay que recordar aquí la importante diferencia morfológica que supone el paso a la madurez.


    Hasta ese momento y en los modelos arquitecturales más comunes, el árbol ha desarrollado un eje vertical sobre el que ha ido anclando RAMAS (reiteraciones secuenciales) con una inserción profunda sobre el mismo pero con una elevada diferenciación en los tejidos, lo que resulta en una elevada capacidad de compartimentación y de acumulación de reservas.


    Al madurar, la aparición de brotes ya no es secuencial, sino que se induce y limita según la exposición a la luz y otros factores de competencia, esas ramas ya NO van a ser las estructurales del árbol y éste ya no necesita invertir tanta energía en la madera, ya que lo que prima en esas zonas es la capacidad de transporte de savia y la ligereza de la estructura
    resultando de ello la formación de HORQUILLAS que NO compartimentan en su base.

    Deducimos, por tanto, que en ramas y árboles maduros las agresiones no serán compartimentadas hasta la primera rama verdadera (secuencial), lo que nos debe poner en guardia ante los riesgos de infección de los cortes y la posibilidad de desarrollar pudriciones por podas no justificadas.
    Esto nos reafirma en que la poda como labor reiterativa sobre nuestros árboles está totalmente injustificada.

    Por tanto, recomendamos como Poda de Mantenimiento:

    1. Escamondas o podas de limpieza de ramas secas.
    2. Pinzados por despunte en verde (con hoja) de tallos molestos de la periferia de la falda de copa.
    3. NUNCA SE DEBE:

    • "Desmochar, descopar o terciar" ningún árbol, es una técnica frutal.
    • Aclarar el interior de la copa sin estudiar el motivo del crecimiento anómalo.
    • Exponer amplias zonas de corteza al la luz solar.
    • Realizar cortes más grandes de 5 cm. de diámetro.
    • Eliminar brotaciones retardadas (chupones), son indicadores de necesidad de sustitución e indican zonas con baja vitalidad, lo que induce la brotación para recuperar esa vitalidad mediante ese brote, o simplemente el árbol necesita sombra en esa zona del tronco.
    Ya hemos mencionado que la madurez del árbol dura la mayor parte de su vida, cuanto más respetuosos sean los tratamientos, mayores garantías de longevidad.

    Envejecimiento
    Todos los seres vivos ven mermado el funcionamiento de su metabolismo con el paso del tiempo, tanto los animales como las plantas disminuyen la velocidad de reproducción celular y los tejidos resultantes no tienen el vigor de los formados anteriormente.


    En los árboles esto tiene como resultado: 

    • la formación de madera de menor densidad, 
    • la menor capacidad de compartimentación y reacción, y
    • la incapacidad de mantener el volumen alcanzado.
    Ya dijimos que durante la madurez comienza la senescencia de la falda de la copa, pero ha de alcanzar la cima de la misma para considerar al árbol plenamente senescente, esto es, en un estadio 9.
    La forma de brotación característica de esta edad es la epitonía, cuando pasan a desarrollarse las yemas situadas en la parte superior de la rama, que luego adquieren un crecimiento plagiotropo e incluso geotropo. Esto quiere decir que los brotes se curvan hacia afuera e incluso hacia abajo (péndula) para alojar más brotación epítona.


    ¿Por qué vemos tantos signos de vejez en árboles urbanos que no tienen más de 50 años?
    Como a las personas, el entorno hostil y el trabajo en exceso envejece a los árboles.
    La ciudad es un entorno hostil para el árbol.


    Los agrupados en parques cuentan con la sombra mutua y un suelo permeable y continuo, que les permite extender la capa absorbente de raíces como mínimo en todo su perímetro de copa, e incluso disfrutar de riegos estivales menos espaciados, además raramente son podados ya que no estorban a casas, vehículos o infraestructuras.


    Sin embargo, el árbol viario lleva una existencia penosa en una acera donde el suelo es pura arcilla de los echadizos de obra y aparte de 1 metro cuadrado de alcorque, carece de zona de aireado e iluviación de la raíz, es podado severamente cada 3 años en toda rama que se acerque a una fachada o semáforo y continuamente refaldado para evitar intromisiones con vehículos o viandantes, recibe 1 o 2 riegos en la parte más aguda del verano y... servido?, NO, se me olvidaban las obras de las variadas acometidas de servicio públicas y privadas que  no dudan en cortar cualquier raíz que se presente por el bien del trazado de la acometida y el calor refractario de los edificios que comprobamos cuando entramos en un parque en verano.
    Lo maravilloso es que sobrevivan.


    Resultado de todo esto, el árbol realiza mucho más trabajo del necesario para poder sobrevivir, ya que recordemos que no hay manera de convencer al árbol de que NO crezca, y va a querer recuperar un óptimo vegetativo a toda costa, esto es, alcanzar su volumen natural. La energía acumulada en los tejidos se va con la poda y se abren continuas vías de infección que han de ser compartimentadas. La brotación primaveral es excesiva ya que se han anulado las zonas de crecimiento secuencial y se da en forma de emergencia.

    Todo este desgaste hace que el árbol pierda vitalidad mucho antes de su límite biológico.


    Obviamente, uno de los mayores problemas es la falta de aireado radicular. Esto sería posible solucionarlo introduciendo masivamente pavimentos porosos en toda calle arbolada, por lo menos en los 5 metros a cada lado de la alineación.


    Por tanto proponemos este modelo de 
    Poda de Reformación:
    1. Escamonda de ramas secas.
    2. Acortamiento de ejes plagiotropos (horizontales) mediante reducción sobre un tirasavias EPITONO de suficiente diámetro.
    3. Acortamiento por reducción de ejes ortotropos (verticales) hasta un tirasavias o reemplazo de vitalidad patente, sin superar los 5 cm. de diámetro de corte.

    Hay que aclarar aquí que el método de reformación es el que se ha de usar en las partes bajas de la copa que, en árboles maduros, ya presenten epitonía.
    Hasta ahora hemos visto cómo se desarrolla el árbol y los motivos que nos ofrece para poner en práctica unas técnicas u otras dependiendo de su comportamiento en cada edad.

    Creo haber expuesto los motivos para que la poda ornamental desplace el paradigma de la FORMA por el de PLENITUD, que describe mejor los nuevos requisitos para conseguir BELLEZA de una manera científica y respetuosa con el ser vivo.

    Podemos enumerar un breviario sencillo para obtener resultados satisfactorios de cultivo:
    • Plantar en edades infantiles y en el emplazamiento definitivo.
    • Asegurar pavimento drenante 5 mts. de radio alrededor del árbol.
    • Abstenerse de cortar ramas vivas.
    Para la creación de alineaciones se recomienda instalar los puntos de plantación descentrados del eje maestro alternativamente (zig - zag), tanto más cuanto más perpendiculares al desplazamiento del sol (alineaciones Norte - Sur).

     (continuará...)

    23 comentarios:

    1. Enhorabuena por la claridad de tu explicación. Muchas gracias por difundir estos conocimientos. Estoy seguro de que nos ayudarán a más de uno a conocer mejor nuestro trabajo.

      ResponderEliminar
    2. Hola, Te ofrezco un intercambio de enlaces con mi blog: www.formajardin.blogspot.com

      Yo ya te he incluido dentro de mi lista de blogs. Saludos!!

      ResponderEliminar
    3. IMPRESIONANTE!!!
      Gracias Por compartirlo...
      Eres un Crack!!!

      ResponderEliminar
    4. Hola Carles te digo lo mismo que Taïs. IMPRESIONANTE. Gracias por compartirlo.

      ResponderEliminar
    5. realmente muy interesante, vaya curro... aprovecharemos tu trabajo i tu generosidad

      ResponderEliminar
    6. Respuestas
      1. Solo soy un divulgador, pero he comprobado personalmente todo lo que digo...
        La fuentes son consultables, no siempre en castellano.
        Busque en la barra de enlaces en la página de inicio del blog a la derecha.

        Eliminar
    7. Me ha encantado la exposición, soy peón jardinero y tras leer tu exposicioón he decidido centrarme en la arboricultura.

      ResponderEliminar
    8. Es muy gratificante escucharlo, ánimo.

      ResponderEliminar
    9. extraordinario, arboricultura de vanguardia , desterremos ya de una vez las ideas más propias del siglo XIX.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Mi único mérito es la forma de contarlo.
        Muchas gracias.

        Eliminar
    10. Excelente. Felicitaciones. Muy agradecido!!
      Francisco Morandi.

      ResponderEliminar
    11. Gracias Francisco, un detalle viniendo de tí...

      ResponderEliminar
    12. Gracias por tan excelente trabajo, ojala lo leyeran los encargados del Arbolado Urbano en todas las ciudades.Especialmente en México donde el desmochado es la poda de mantenimiento que realizan en el arbolado.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Para eso está escrito, gracias por su comentario Rosa.

        Eliminar
    13. fantastico trabajo amigo, gracias por compartirlo. saludos desde tenerife

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias a ti, compartir es vivir...
        Saludos a las afortunadas.

        Eliminar
    14. Clarísima la información. Yo no lo había encontrado hasta ahora tan claro. Muchísimas gracias. Lo comparto y lo imprimo para consultar en el campo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias María Victoria, que halago.
        Para compartir está pensado, siento que el formato sea tan extenso para imprimir.
        Un saludo.
        (Le invito a mirar la página de facebook que enlazo en la cabecera).

        Eliminar